La ruta del Chumpi

La hora propicia para comenzar el ascenso es en la madrugada, a las 4 am. o 5am. antes que cante el gallo, para ganar altura y evitar los rayos abrasadores de Tata Inti, del medio día andino. La ruta elegida comprende el camino por el viejo panteón, hasta llegar al vial del proyecto de irrigación y luego alcanzar la cumbre más pequeña en un pasaje de fácil acceso. Antes de continuar con el ascenso conviene realizar una oferta (ritual del pago breve) al pie del cerro, para que sea de su agrado y tenga hospitalidad con los exploradores. La montaña tiene vida y como cualquier ser viviente requiere las estimaciones del caso y si se trata de tocar su piel (laderas) pues es conveniente pedirle permiso.

A cierto punto se logra ingresar a la puerta del cerro que tiene forma de una “V”, que corresponde al útero de la pachamama, pues es la puerta de ingreso al majestuoso Apu, que tiene una naturaleza femenina. Luego se debe sortear la maleza y los cactus antes de llegar a la primera cima, que desde ya es un punto alto y en el cual los pobladores recomiendan realizar la ceremonia completa del pago a la pachamama, que puede durar en el mejor de los casos media hora. Continuando el camino se puede apreciar la flora y fauna en toda su magnitud. Hay aves de que anidan en las rocas altas de la montaña y que de tanto en tanto parecen estar celosas de los ocasionales visitantes. Al cabo de unas horas se logra llegar a la parte de la cruz del Annoccacca, considerado quizás la parte más alta con 4400 msnm. Luego de un meritorio descanso, se puede tomar el refrigerio que cada uno ha portado y se organizan los grupos de meditación en la cima de la montaña y otros rituales para tomar contacto con las fuerzas naturales de mayor presencia: el espíritu del Apu (montaña), la Pachamama (madre tierra), Wayra (el viento) o Tata Inti (el sol).

Es ideal emprender el camino bordeando el lomo de la montaña y llegar al Apu vecino de menor tamaño, pero que presenta peculiarmente el ojo dimensional de la pachamama, es un punto magnético al cual se debe aproximar con cautela, no sin antes realizar un ritual místico para pedir permiso a la pachamama a fin de poder ser digno y cruzar esa puerta de contacto con el espíritu de la montaña.

Si se tiene previsto realizar el descenso el mismo día, este debe comenzar a más tardar a las 3pm. para apreciar el camino a la luz del día, aún cuando no haya llegado la noche. La ruta de regreso luego de haber visitado el ojo de la pachamama cambia, pues es conveniente cortar camino por la ladera más vecina al pueblo rodeado de vegetación y chacras con ganado y cultivo. En el descenso final, se puede apreciar un arroyo natural peculiar (puquio), con aguas cristalinas con las cuales se puede tomar contacto, por tratarse de la sangre del cerro sagrado. Luego del breve ritual y de refrescarse con esta caída de agua, se emprende el camino de regreso llegando al pueblo sin mayores contratiempos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s