¡Bienvenidos!

Lá página está quedando lista. Espero que compartan del color, arte y movimiento de un pueblo que esta en contacto con la naturaleza vital, con la pachamama.


Esta entrada fue publicada en Chumpi y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Bienvenidos!

  1. LEYENDA DE LA LAGUNA DE PARINACOCHAS

    La Laguna de Parinacochas está situada en Perú, Región Ayacucho Provincia de Parinacochas entre 15 y 16° de Latitud Sur, y 73° y 74° de Longitud Oeste. . Su elevación es de unos 11.500 pies sobre el nivel del mar. Es alimentado por las corrientes de arroyos, y en la actualidad no tiene salida visible. En la historia geológica pasada era mucho más grande, y tenía una salida que todavía es visible.

    Una naturaleza enigmática llena de contradicciones. Un volcán nevado durmiendo extinguido: En sus faldas “una meseta grande, fértil, y hermosa” y a sus pies una laguna azul como un espejo mágico centellante que tiene mucho oro de agua salobre con algas rodófitas y poblada de parihuanas de donde proviene su nombre

    Phoenicopterus s/p ave cosmopolita conocida también como ave fénix, pariona, flamenco

    Su origen de la encantada laguna es fruto del amor de las divinidades tutelares de esta región del Kontisuyu y dice así…

    La diosa Coropuna, bella y atrayente como ella sola, se encontraba lavando ropa en un riachuelo de la meseta de Parinacochas, sobaba y enjuagaba e iba exprimiendo arcos de colores, chumpis y una linda apacha color marfil, mientras tarareaba melodiosas notas con su dulce voz, detrás de la loma la observa embelesado Sayachipa, un pequeño dios guerrero, quien le hace conocer su sentimiento lanzándole pepitas de oro cada cierto tiempo.
    Coropuna al sentir los golpes y ver las pepitas doradas mira a sus espaldas pero no ve a nadie.

    La bella diosa Coropuna

    Sayachipa travieso sonreía al verla así y silbando siguió tirando más y más pepitas.
    Molesta Coropuna se levanta mostrando toda su belleza y caminando hasta el lugar de donde venían las pepitas dice:
    ¿Quién se atreve a molestarme lanzándome piedrecitas? No sabe que soy Coropuna la diosa adivina de las cordilleras; vengo a esta meseta incomparable invitada por su propio dueño, el poderoso Apu Sarasara.
    Al llegar a la loma ve a un pequeño hombrecillo que salta y sale sonriente y con actitud amigable dice:

    -Soy yo, hermosa Coropuna, me llamo Sayachipa y soy súbdito de Coropuna lo mira sorprendida y le dice:

    -Bien, pequeño guerrero, pero ¿no sabes que es costumbre lanzar piedrecitas a una dama sólo para enamorarla?

    Sayachipa osado arroja más pepitas a los pies de Coropuna y riendo le responde: o del Apu Sarasara.

    El Apu Sarasara

    -Bellísima diosa Coropuna te he lanzado pepitas de oro para demostrarte mi admiración.
    Coropuna lo mira preocupada y le contesta diciendo:
    -Debes estar mal de la cabeza joven guerrero porque si Sarasara se entera de tu acción, te hará trizas…

    Ordenándole le dice: Anda ¡Vete de aquí!

    Sayachipa, terco se acerca a Coropuna, trata de tomarle las manos a la diosa que se aleja y le dice:

    -Por tu hermosura, bella diosa, me enfrentaré al propio Sarasara, si es preciso.

    Sarasara desde lejos lo había visto y oído todo, se acerca presuroso hasta donde está Coropuna y Sayachipa, al ver que el Apu se acerca la diosa dice angustiada a Sayachipa:

    -¡No sabes lo que dices, Sayachipa! Veo venir a Sarasara ¡Huye!

    Sayachipa levanta los hombros y riendo le dice: -¡No le tengo miedo!

    Sarasara se acerca y furioso se pone frente a Sayachipa diciéndole:
    -Con que enamorando a mí prenda, joven atrevido. ¡Fuera de aquí!
    Sayachipa altivo se cuadra frente al Apu Sarasara diciéndole:
    -¡No me iré poderoso Sarasara porque también tengo derecho a buscar el amor!

    Solimana diosa del amor …

    -Claro tienes derecho al amor…pero busca jóvenes de tu edad y tamaño. No mires tan alto que Coropuna es mía, le contesta Sarasara.

    Sayachipa en tono acusador le dice a Sarasara:
    – Entonces ¿por qué enamoras a las diosas Solimana y Pallapalla? mirando de reojo a Coropuna que se sorprende y gesticula mirando a Sarasara.

    El Apu se acerca amenazante a Sayachipa que sigue gritándole:
    – Claro, ¡Quieres acaparar a todas las jóvenes hermosas de la comarca! Eso, ¡No te lo permitiré! Diciendo esto ataca a Sarasara lanzándose a sus pies… lo hiere.
    Sarasara se pone en guardia gritando:
    -¡Te haré pedazos y aprenderás a respetarme!

    Pelean ardorosamente hasta que Coropuna los separa al notar que Sarasara ha golpeado a Sayachipa.

    Coropuna molesta le dice: -¡Basta, Sarasara…Sayachipa está maltrecho!

    El Apu deja al atrevido y se sienta, Coropuna ayuda a Sayachipa y lo deja a un lado diciendo:
    Descansen y curen sus heridas que se hace de noche y yo debo volver a mi lugar, se despide y se va.

    Sayachipa y Sarasara se sientan a curarse, luego el pequeño se cubre con un poncho y Sarasara con una manta oscura coronada de blanco y extiende a sus pies una manta celeste de gran tamaño y se duerme.
    Al día siguiente, Coropuna regresa al lugar donde dejó a los rivales y se encuentra con una inmensa laguna al pie del Sarasara, ve a los dos hombres que aún duermen.
    ¡Es un día memorable, eterno Apu Sarasara porque apareció esta hermosa laguna en la meseta! ¿Cómo apareció? Pregunta la diosa.

    -Eres adivina, hermosa Coropuna y lo sabrás de todas maneras. Ocurre que en la noche sufrí fuertes dolores por las heridas que me causó Sayachipa en los pies y rodillas con sus puñetes, patadas y mordiscos. Confieso que lloré de dolor y mis lágrimas formaron esta laguna –dice Sarasara.

    -Debes reconocer que Sayachipa es un valiente, poderoso Sarasara -dijo Coropuna. Ahora veremos la suerte de tu laguna en las hojas de la coca y en el color de los pétalos del chincilcoma.
    Sabes poderoso Apu que tu laguna se poblará de parihuanas y que saldrán de ella cuatro hermanos y cuatro hermanas que poblarán tus tierras fértiles, regadas por los ríos Huancahuanca y Sanqarara.

    -Así será mi buena Coropuna, dice Sarasrara.

    Mutisia acuminata

    Y así fue como se pobló esta hermosa región del Kontisuyu de hermosas warmikuna y allin qarikuna
    Un abrazo…
    Fredy

    Tomado de: Por las Rutas de Hiram Bingham en el Perú (F.S. M)
    Envía tu email para que veas las imágenes y vínculos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s